Del Fundador


ENTRENAR. CONSTRUIR. ENVIAR.

Estas tres palabras significan todo lo que deseamos realizar en la Universidad Bíblica Global. Mientras que la educación es importante, y vamos a dar la mejor educación posible a nuestros estudiantes, nuestro principal deseo es la de centrarse en el desarrollo de un corazón para Dios en cada estudiante. Siempre he creído que si el corazón de alguien está totalmente comprometido en el Señor, no hay ningún límite a la diferencia que puedan tener para Cristo.


ENTRENAR

Cada estudiante se formará en un grado específico de su elección que puede ser utilizado en el ministerio o campo secular dependiendo del grado seleccionado. Sin embargo, muchos de nuestros grados permitirán a los estudiantes a aprender por sí mismos y tener la habilidad para capacitar a otros también. Nos esforzamos por dar a cada estudiante una educación de primera-clase y un entrenamiento de ministerio balanceado.

CONSTRUIR

Junto con nuestro excelente sistema educativo, estamos comprometidos a ayudar a cada estudiante construir su propio caminar con el Señor mediante el discipulado, ministerio de experiencia práctica, y una fuerte red de sus compañeros. Mientras que cada persona debe hacer una elección individual por ellos mismos, deseamos ofrecer a nuestros estudiantes la mejor oportunidad para dar el siguiente paso en su caminar personal con el Señor.

ENVIAR

Cada estudiante que asiste a UBG se está preparando para ser enviados de vuelta al mundo. Algunos serán pastores, misioneros, maestros, empresarios, o agricultores. Pero no importa lo que la ocupación sea, deseamos que todos los que caminan por nuestras puertas tengan un profundo caminar con el Señor y esten mejor preparados para llegar a su parte del mundo con el Evangelio.

El tema central de la Biblia es a llevar el Evangelio al mundo, y aquí en la Universidad Bíblica Global, nos esforzamos por hacer exactamente eso. Donde vayan nuestros estudiantes, sea cual sea fuera el trabajo que adquieran, sea cual sea los ministerios que participan, que estarán dispuestos a compartir el mensaje de Cristo y discipular con quienes vengan en contacto.

Mi esposa, Carol y yo estamos encantados de tener una parte en la formación de la siguiente generación para alcanzar el mundo para Cristo, y esperamos verle en la UBG en el futuro.

Ken Mccoy